• Inicio
  • Blog
  • Refrigeración líquida en motores dos tiempos
Refrigeración líquida en motores dos tiempos

Refrigeración líquida en motores dos tiempos

Todos los motores están en último término refrigerados por el aire del entorno físico que los rodea

La refrigeración por líquido ha demostrado ser el más eficaz en cuanto a fiabilidad en la regulación de las temperaturas de funcionamiento del motor. Sin embargo, complejiza en cierto grado el mantenimiento y la resolución de las averías, aunque en la práctica resulte imprescindible para los motores de las motocicletas de altas prestaciones, que actualmente constituyen gran parte del parque total.

Para hablar con propiedad, todos los motores están en último término refrigerados por el aire del entorno físico que los rodea. No obstante, la denominación de 'refrigeración líquida o por agua" se refiere al uso de un líquido intermediario, entre el motor propiamente dicho o foco caliente, y dicha atmósfera circundante o foco frío.

Agua desmineralizada y líquidos anticongelantes

El agua permite un transporte rápido, y a la vez poco engorroso del calor, por tener un calor especifico elevado, es decir, requiere poca cantidad de agua para evacuar gran cantidad de calor. En la práctica, se utiliza como refrigerante una mezcla con cierta cantidad de alcohol, en proporción variable, según el clima. Esto trae como consecuencia una serie de ventajas, ya que el tipo de alcoholes empleados son anticorrosivos y antioxidantes. A esta mezcla se le suele añadir un colorante para distinguirla del agua. Es importante señalar aquí que el uso de los anticongelantes tiene como ventaja fundamental el hecho de que rebaja el punto de congelación y eleva el de ebullición, es decir, una mezcla de este tipo se congela a temperaturas menores de 0°C y a la vez hierve a más de 100°.

Se consiguen así dos de las características que ha de poseer todo líquido refrigerante; la capacidad anticongelante y lo capacidad antiebullición. Ésta última es necesaria para evitar el fenómeno de la "cavitación", que consiste en la corrosión que se genera en el interior del motor, por efecto del ataque originado por las burbujas de aire que se crean al hervir el líquido. Otra característica fundamental es la capacidad anticorrosiva, especialmente con la masiva utilización de las aleaciones ligeras, a base de aluminio, en la fabricación de bloques y culatas. que precisan de compuestos especiales que eviten su prematura corrosión. Se han de utilizar por tanto líquidos refrigerantes especialmente indicados para su empleo sobre aluminio.

El principal componente de los líquidos refrigerantes es el glicol, o su derivado el etilenglicol. Hoy en dia se prescinde del empleo de aminas y fosfatos en su composición, ante todo por motivos ecológicos.

Hay que destacar que la concentración de refrigerante puro con agua destilada (ya que no hay que mezclar con agua corriente) no ha de superar el 50%, ya que a partir de dicho punto, el líquido pierde propiedades. Lo normal es usar concentraciones cuyo grado oscile entre el 25 y el 50%.

Todas las características citadas (antiebullición, anticorrosión y anticongelante) se incrementan a medida que lo hace el grado de concentración del líquido hasta el ya citado punto del 50%.


Vas encontrar estos temas detallados en nuestro Curso de mecánica general e inyección haciendo click acá 

Contamos con un módulo dedicado a la refrigeración, donde veremos el sistema en motores  de dos y cuatro tiempos y el caso de los motores con radiador de aceite.
 

 

Todos los motores están en último término refrigerados por el aire del entorno físico que los rodea

Te puede interesar
Cerrar X